Dirección
C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos
Email
serbusa@serbusa.net
Atención al cliente
947 298 456

Blog de Serbusa

Toda la información de Serbusa y del Sector

Compromiso y motivación, claves en la Gestión del Mantenimiento

En la historia del Mantenimiento Industrial se han producido cambios tecnológicos que son, cuando menos, impresionantes. Si bien es innegable que la tecnología ha mejorado las herramientas de diagnóstico y ejecución, también es evidente una evolución trascendental en cuanto a la filosofía de gestionar los trabajos.

Conocemos nuevos métodos de producción y de gestión de activos, así como una nueva concepción del rol de las personas, su bienestar y su calidad de vida. Tradicionalmente, en los ámbitos tecnológicos, las personas valían por lo que sabían; hoy, no es tan importante lo que saben sino lo que son capaces de hacer. El compromiso, la dedicación y la voluntad se valoran de igual forma (en ocasiones incluso más) que el conocimiento. Los métodos de aprendizaje y transmisión de la información han evolucionado; la figura de jefe y subordinado, también.

Muchas herramientas de gestión requieren dedicación y compromiso de la gente; y más, muchos de los fracasos en la aplicación de dichas técnicas se producen por falta de liderazgo, dedicación, responsabilidad, solidaridad y voluntad. Cambiemos entonces el rumbo. El factor humano en la gestión de activos tiene la máxima importancia.

Un punto importante para obtener el mayor provecho de cualquier organización es encontrar la manera más eficiente de desplegar los talentos disponibles. El mantenimiento ya no es una “empresa dentro de la Empresa”, cuya única obligación es satisfacer al cliente interno, sino la serie de trabajos que aportan beneficios globales a la meta de la organización.

Así, el mantenimiento se fijará en la producción, la calidad de los productos terminados, la seguridad de las personas, el impacto ambiental de cada acción, el nivel de venta, el stock de material en proceso, el nivel de repuestos inmovilizados, el capital de trabajo, etc. Cada empresa es un mundo.

Un gerente, jefe o analista de mantenimiento puede resultar a simple vista menos productivo que un soldador, puesto que este puede estar casi toda su jornada de trabajo frente a una máquina. Sin embargo, una sola decisión del jefe de mantenimiento puede ocasionarle a la empresa un gasto (o un ahorro) igual a la paga anual de cualquier soldador cualificado. Diseñar y planificar estrategias de mantenimiento eficaces es vital para el éxito del negocio.

El desafío de un buen gerente de mantenimiento, de un buen líder, es armar un esquema que funcione con los talentos disponibles: implantar una estrategia con cada integrante del grupo, potenciar las fortalezas de cada colaborador y constituir un equipo de personas comprometidos con sus labores y con el bienestar general.

Los tiempos cambian y hoy hablamos y se prefieren las funciones a los puestos, la capacidad y el conocimiento a la antigüedad; los Líderes a los Jefes. Y en nuestra área, mantenimiento industrial, todo proceso de gestión que busque compromiso, colaboración y motivación de las personas irá de la mano de un conductor que les ayude a canalizarlo.