Dirección
C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos
Email
serbusa@serbusa.net
Atención al cliente
947 298 456

Blog de Serbusa

Toda la información de Serbusa y del Sector

Buenas prácticas y eficiencia energética en el uso de la luz

Con el objetivo de reducir determinados consumos en la factura de la luz, centramos hoy la mirada en eficienencia energética en la iluminación. Con una dedicación no excesiva, pueden detectarse algunas mejoras, sin inversión,  relacionadas con la gestión del alumbrado, la planificación y el mantenimiento.

En este aspecto hay que resaltar la gran importancia que puede tener una campaña de concienciación entre los empleados y colaboradores, ya que se estima que es posible ahorrar en gastos de iluminación hasta un 15% simplemente con un adecuado comportamiento del personal.

Algunas prácticas a tener en cuenta son:

Revisión de los niveles de iluminación: en zonas no importantes reduzca la iluminación y suprima los puntos de luz superfluos; sustituya luminarias; anime al personal para que apague las luces innecesarias fuera de las horas de trabajo y para trabajos específicos es conveniente instalar puntos de luz localizados.

Aprovechar la luz natural: se puede disminuir la aportación del alumbrado artificial.

Iluminación de locales vacíos:  Compruebe el estado y funcionamiento del alumbrado fuera del horario laboral. Es de perogrullo, pero la última persona que abandona el local debe apagar la luz; en su defecto, debería existir un sistema automático de control, ya que en caso contrario el coste del consumo eléctrico adicional puede ser significativo.

Identificación de los interruptores de la luz: rótulos explicativos que los identifiquen y compruebe que todo el personal conoce el interruptor que enciende su zona de influencia.

Concienciación sobre el ahorro de energía: interesa distribuir en lugares estratégicos de la empresa carteles y folletos explicativos para fomentar la concienciación de los empleados. Estas iniciativas suelen ofrecer resultados muy positivos, con disminuciones del gasto de hasta el 15%.

Alumbrado zonificado: permite el encendido independiente de cada grupo de luminarias. Ello permite iluminar únicamente la parte del local que va a ser ocupada y aprovechar la luz natural en las zonas más próximas a ventanas y
lucernarios.

Comprobación del estado de las pantallas y difusores de luz:  si se degradan baja el rendimiento y es
necesario encender más puntos de luz.

Bancos o filas de luces de más de 10 tubos: se deberían instalar fotocélulas para regular automáticamente la luz eléctrica en función de la aportación de luz natural.

Lámparas fluorescentes de 38 mm de diámetro: sustituir las lámparas de 38 mm de diámetro por otras de 26 mm, aunque la sustitución programada, en todo caso, se debería hacer según agote. El ahorro energético estimado es del 10%.

Lámparas incandescentes: sustituya las lámparas incandescentes por fluorescentes compactas de bajo consumo, ya que combinando el menor.

Balastos electrónicos: en nuevos proyectos o ampliaciones instale lámparas fluorescentes con balasto electrónico en lugar de balasto electromagnético (oficinas, talleres con techos hasta 5 m y zonas comunes). Suponen un ahorro de energía de hasta el 25%.

¿Qué otras medidas para ahorrar luz utilizáis en tu empresa?