Dirección
C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos
Email
serbusa@serbusa.net
Atención al cliente
947 298 456

Blog de Serbusa

Toda la información de Serbusa y del Sector

Tipos de recubrimientos para evitar la corrosión

La corrosión es la tendencia general de ciertos materiales a buscar su forma más estable o de menor energía interna, esto es, el deterioro de un material a consecuencia de un ataque electroquímico de su entorno (oxidación). Consiste en un fenómeno electroquímico, en el que intervienen como elementos principales el metal, el oxígeno y el agua.

La producción de acero y las mejoras de sus propiedades mecánicas, han hecho de él un material muy útil. Sin embargo, junto con estas mejoras, se está pagando un precio muy alto, ya que la corrosión destruye el 25% de la producción mundial anual del acero. Para afrontarla, existen diversos métodos para su prevención e incluso para su inhibición.

Recubrimientos de acero metálicos de Lizhao StealLos recubrimientos están divididos en dos grupos: metálicos y no metálicos, y ambos comparten el mismo objetivo: evitar la corrosión.

  • Metálicos: consiste en la aplicación de un metal noble sobre la superficie de un metal activo donde el primero se sacrifica y corroe, un ejemplo práctico de este tipo es el galvanizado donde el metal sacrificado es el zinc usado para la protección del acero.
  • No metálicos: los que son de tipo orgánico tienen como principal finalidad el aislamiento del metal además de que pueden contener inhibidores de corrosión. Los no metálicos inorgánicos incluyen porcelanas, tintas de cemento y silicatos, recubrimientos vítreos y otros cerámicos resistentes a la corrosión.
  • Algunas sustancias químicas como las sales son causantes de la corrosión, y existen otras que la evitan, entre los más comunes se encuentran los cromatos, silicatos y aminas orgánicas que crean una película protectora en la superficie. En este caso, los inhibidores son absorvidos sobre los sitios anódicos y catódicos y anula la corriente de corrosión.

Ahora bien, existe un factor que ayuda en la eliminación de la corrosión y es importante, puesto que no trata de ningún otro tipo de proceso químico sino del origen de la estructura, el diseño de la misma, pues los problemas de corrosión se originan en los espacios pequeños y resquicios. Estas áreas se pueden eliminar o minimizar en el proceso de diseño para operar en niveles de esfuerzo menores en los que podrían colapsarse.

La corrosión de los metales constituye una de las pérdidas económicas más importantes para las industrias. La rotura de los tubos de escape; roturas de los tanques de almacenamiento y tuberías de conducción de agua o crudo; derrumbes de instalaciones… Por eso resulta de vital importancia realizar un plan adecuado y preventivo de mantenimiento.