Dirección
C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos
Email
serbusa@serbusa.net
Atención al cliente
947 298 456

Blog de Serbusa

Toda la información de Serbusa y del Sector

Averías habituales en plantas de cogeneración

La energía constituye cada día más una preocupación de las empresas y la sociedad, especialmente en España donde la situación es especialmente sensible debido al elevadísimo grado de dependencia energética del exterior, superior al 80%. La cogeneración permite alcanzar rendimientos energéticos muy superiores a las tecnologías de generación térmica convencionales y por lo tanto su implantación contribuye a la reducción del consumo de energía.

Para realizar el plan mantenimiento de plantas de cogeneración hemos de tener en cuenta algunos aspectos como el seguimiento de las prestaciones de la planta y su comportamiento a lo largo del tiempo, un adecuado plan de auditorías que verifique el correcto funcionamiento de las instalaciones y la adopción de medidas correctoras.

En nuestros años de experiencia en el sector, hemos detectado diferentes tipos de averías más habituales en turbinas de gas; motores de gas y turbinas de vapor. Aunque los fallos típicos más comunes de cada planta dependen lógicamente de los modelos específicos de cada uno de los equipos que la componen, es posible generalizar una serie de fallos que pueden considerarse habituales en las plantas de cogeneración.

Averías en la entrada de aire, pérdida de estanqueidad, rotura o bloqueo de filtros; averías en el compresor debido a suciedad, congelación de agua o entrada de bombeo; la temperatura excesiva o la rotura de piezas así como averías más comunes en la cámara de combustión y en la turbina de expansión. Pueden darse otros fallos puesto que este tipo de plantas son complejas y necesitan encontrarse siempre a pleno rendimiento. Las revisiones internas periódicas identificando posibles daños, fracturas y cualquier señal posible de desprendimiento o riesgo son la mejor estrategia de prevención.

Nuestra mejor recomendación es contar con un plan de mantenimiento programado de los equipos principales y aplicar las técnicas de mantenimiento predictivo, así como organizar las paradas y efectuar grandes revisiones.  Estas son solo algunas de las estrategias para el buen funcionamiento de este tipo de plantas.