Dirección
C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos
Email
serbusa@serbusa.net
Atención al cliente
947 298 456

Blog de Serbusa

Toda la información de Serbusa y del Sector

Fiabilidad y control en la instalación de equipos industriales

Continuamos con nuestra serie sobre el mantenimiento industrial seguro y eficaz. Abordamos en este artículo la importancia de conocer la fiabilidad de los componentes críticos de una instalación para que un programa de mantenimiento preventivo pueda controlarlos con la frecuencia necesaria (y sustituirlos en el momento oportuno antes de que se produzcan averías); y, por supuesto, con la supervisión de las personas adecuadas.

La fiabilidad indica la tasa de fallos y el buen funcionamiento de un componente en cuestión, así como el tiempo de vida prefijado, en base a las condiciones y solicitaciones exigidas. Tal información debe suministrarla el fabricante del componente, en base a los controles de calidad y pruebas de durabilidad de acuerdo con exigencias normativas.

No obstante, la empresa debe controlar a través de su programa de mantenimiento el buen estado y capacidad de respuesta de los mismos a lo largo del tiempo, ante la posible existencia de factores perturbadores. Con tal programa de mantenimiento, la empresa estará en condiciones de generar de manera natural una base de datos propia de fiabilidad con la que podrá evaluar con rigor los riesgos de fallo previsibles y garantizar un mejor control de sus equipos de trabajo, en particular cuando estos sean peligrosos o críticos.

Uno de los momentos más críticos de una instalación peligrosa es su puesta en marcha, como también lo es su parada, ya que en tales circunstancias la tasa de fallos de la instalación puede estar incontrolada por la acumulación de fallos generados en la selección de sus componentes y en el montaje.

Como mencionábamos anteriormente, los trabajos de fiabilidad están muy relacionados con las tareas de mantenimiento preventivo, el cual permite detectar ciertos desgastes o desviaciones que podrían llegar a generar graves consecuencias de no hacerlo a tiempo.

Las herramientas necesarias para desarrollar estos trabajos son los equipos electrónicos de inspección y control de fiabilidad y precisión, que permiten conocer el estado real de la instalación con mediciones periódicas de determinadas variables (vibraciones, ruido, temperatura, ultrasonidos, espectrometría, análisis fisicoquímicos, etc.).

Los sistemas informáticos también ayudan a conocer la experiencia empírica y el tratamiento de datos que no solo hayan de generar las alertas necesarias, sino que sean capaces de conducir a condiciones seguras la instalación, incluso a prueba de fallo humano.

Pero además de tales avances tecnológicos en los controles preventivos y predictivos, las personas responsables de una instalación y de su mantenimiento siguen siendo imprescindibles para la seguridad y buen funcionamiento y conseguir salud en el trabajo. Estas personas, con la formación adecuada y el apoyo de la dirección de la empresa, han de ser capaces de detectar a tiempo situaciones anómalas y evitar el desencadenamiento de males mayores.