C/ Condado de Treviño, 1 09001 Burgos

Serbusa

fabrica del futuro

Fábricas 4.0; las fábricas del futuro

La producción industrial es una máquina con miles y miles de engranajes. Si uno de estos engranajes se ralentiza, todo se ralentiza, y si uno de estos mejora, mejora todo el proceso.

La optimización industrial es un aspecto interesante que puede permitir producir más y a un menor precio, lo que beneficia tanto a la empresa como al consumidor final. De esto vamos a hablar hoy, cómo las fábricas del futuro (y prácticamente del presente) van a revolucionar el mercado.

¿Qué son las fábricas 4.0?

Estos sistemas de producción se basan en la adaptación de elementos analógicos y optimizarlos para su digitalización. De esta manera, los distintos procesos de producción se interconectan para integrarse en la cadena de suministro. Así, cualquier modificación que haya que realizar, se puede hacer en tiempo real para mejorar el proceso. Esto se hace mediante el IoT (Internet de las Cosas).

¿IoT?

Este concepto, fundamental y sin el cual no habría una cuarta revolución industrial, es muy sencillo. El IoT trata de conectar dispositivos mediante red, y aprovechar sensores y datos para intercambiar información y tomar decisiones que mejoren su rendimiento en tiempo real.

En el mundo del automóvil, un vehículo conectado a Internet permite la comunicación en tiempo real para anticiparse y optimizar procesos (el propio viaje, el desgaste de los componentes del coche, etc).

Por ejemplo, es capaz de detectar si hay mucho tráfico o atasco en una zona concreta al registrar e intercambiar información con otros vehículos que están parados en una localización concreta.

En cuanto a la industria, esta forma de optimizar procesos ha permitido a las empresas que lo han implementado acortar plazos en la producción de los productos que se fabrican.

Es el caso de Harley-Davidson, que incorporó el “Internet de las Cosas” a su planta de producción en Estados Unidos. De esta forma, redujo el tiempo de producción de una de sus icónicas motocicletas de 21 días a seis horas.

Características de la fábrica 4.0

Esta fábrica súper optimizada y tecnificada está resolviendo muchos problemas endémicos y estructurales que arrastran algunas industrias desde hace décadas. Hay tres características que destacan en este método de trabajo respecto a otros.

Transparencia informativa

Los datos que se generan en las máquinas, y que crecen retroalimentados por la interconexión que tienen, son fácilmente accesibles. De esta forma, los procesos automáticos y la gestión humana se alinean. Adoptar decisiones precisas y descubrir errores son procesos que se simplifican.

Descentralización

La descentralización de una empresa es tan efectiva como lo sea cada una de sus partes. Es una cuestión de fiabilidad y eficiencia sin la supervisión de los niveles altos de la compañía.

En una fábrica inteligente, la interferencia humana se minimiza, ya que el propio sistema aprende y toma decisiones a través de toda la información que intercambian sus dispositivos. En este caso, la ayuda humana se centra en la resolución de problemas del propio sistema inteligente, así como mantenimiento.

Optimización

Esta característica, que se produce per se, es el germen de las anteriores vistas. Mediante la optimización, es mucho más fácil tomar decisiones de cambios, ya que aunque sean estructurales, los medios para conseguirlo serán mucho más flexibles. Y, los problemas que surjan o, incluso que sea posible que aparezcan, se pueden resolver mucho más fácilmente o prevenir.

Seguridad

Hasta ahora, la mayor parte del proceso productivo era desarrollado por humanos. Esto, uno de los aspectos que conlleva, era el de posibilitar accidentes laborales.

Las características que acabamos de comentar suponen la eliminación de la posibilidad de que se produzcan errores humanos. Así, la automatización en esta industria 4.0 supone la garantía de la sostenibilidad de la producción.

Efecto y beneficios en su aplicación

Todas estas características comentadas tienen su efecto directo y práctico tanto en las empresas que emplean este sistema como en el entorno en el que se mueven.

Podemos englobar estas características básicamente en tres; especialización de los puestos de trabajo humanos, digitalización y protección de datos.

Especialización humana

Todo cambio conlleva adaptarse a él. Ha ocurrido en todas las revoluciones industriales. En este caso, el trabajo comúnmente realizado de forma física por parte de los operarios de las máquinas de la fábrica se dedicará al mantenimiento y soporte tecnológico. Esto supone una necesidad de habilidades más técnicas que físicas.

Digitalización de datos

La digitalización de todos los procesos de una empresa permite, entre otras muchas cosas, una comunicación mucho más fluida y sin interferencias. Además, permite mantener un nivel de flexibilidad en cuanto a la toma de decisiones y correcciones muy importante para poder avanzar con facilidad y escalar el negocio.

Protección de datos

En nuestra era digital, la información se ha vuelto más accesible que nunca, pero a costa de la seguridad. La protección de datos se ha convertido con rapidez en una industria totalmente desarrollada, ya que muchas entidades buscan proteger la información. Las fábricas inteligentes no están intrínsecamente exentas de este problema, pero han inspirado a muchas empresas a priorizar la búsqueda de una solución.

Y tú, ¿conocías cómo serán (y son) las fábricas del futuro? ¿Piensas implementarla en tu empresa? O, como trabajador, ¿qué opinas? Cuéntanoslo todo en las RRSS, te leemos.

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Top
Seguimos trabajando cada día
Somos tu compañía de
mantenimiento industrial.
Ponte en contacto con nosotros

ESCRÍBENOS

serbusa@serbusa.net

Ven a visitarnos

ENCUENTRANOS

Dirección: C/ Condado de Treviño, 1
09001 Burgos

Queremos oirte

LLÁMANOS

947 298 456